Todo lo que tienes que dominar para tener más presencia y buena imagen profesional en una reunión por videoconferencia

En las vídeoreuniones,  como en las presenciales, hay quien brilla, influye en el resto, dirige acertadamente o hace aportaciones memorables. Y hay otros que pasan desapercibidos, que parecen simples espectadores obligados o evidencian su desconocimiento  del medio. ¿De qué tipo eres tú? En este artículo te explicamos las claves para tener presencia y buena imagen en las videoconferencias.

Hemos migrado masiva y obligatoriamente al entorno virtual e incluso los más torpes, los escépticos y los detractores se han sumado a la práctica de las vídeoreuniones.

Es un buen momento para adaptarse al medio y ganar presencia e influencia.

Te digo cómo:

  1. Prepara la reunión. Como debería ser siempre. Pero ahora más. Estudia los temas a tratar. Si eres quién la convoca y dirige, tener un orden del día y los temas bien trabajados es inexcusable.
    Bloc de notas para apuntar ideas. Para alcanzar el objetivo de tener una presencia y buena imagen en las videoconferencias

    Escribir tus comentarios y opiniones en un papel puede ayudarte a transmitir de forma clara y concreta

  2. Escribe tus comentarios y opiniones. Piensa tus preguntas. Elige bien las palabras y las frases para que sean claras, concretas e impactantes. Puedes tener tu guion, esquema o lista de frases en la mesa, a mano para cuando las necesites.
  3. La puntualidad es sagrada. Llegar tarde es imperdonable en cualquier reunión pero en las virtuales es mucho más evidente y no hay excusa. Si la tienes, entonces avisa al moderador para que informe a los demás de tu incorporación más adelante.
  4. Preséntate, si hay muchas personas y no las conoces. Ten claro qué vas a decir y no improvises.
  5. Participa en la reunión cuando sea oportuno, haz preguntas y comentarios para mostrar que estás escuchando, demostrar tu interés e implicación en el tema. Utiliza el chat para proponer temas, comentar o pedir la palabra.
  6. Habla claro y alto, en un tono de presentación y no de conversación privada. Sin muletillas, dudas, retrocesos, rodeos innecesarios… esto podrás haacerlo si cumples con los puntos anteriores y entrenas tu voz, dicción y seguridad en el habla.
  7. Habla a la cámara. No mires el teclado del ordenador ni la cara de tus compañeros. Para que ellos vean que les estás mirando tienes que dirigirte a la cámara. Los rostros que tú ves no son personas, son pura ilusión óptica. Alterna la mirada a cámara con examinar la expresión de sus rostros para saber cómo reciben la información y escanear su actitud y emociones.
  8. Concéntrate. Apaga el sonido del móvil y apártalo de tu vista.
  9. Garantiza la confidencialidad. Aunque hay situaciones complicadas ahora mismo en casa y también en espacios de trabajo compartidos, deberíamos acostumbrarnos a reunirnos virtualmente en espacios privados y confidenciales. Ver como pasan por detrás parejas, niños, compañeros, etc. no da sensación de privacidad a los demás asistentes en la reunión.
  10. Aprovecha las ventajas del micro. Conéctalo cuando sea necesario o déjalo en “mute” para evitar que se oigan sonidos de ambiente u otras conversaciones de la sala donde estás.
  11. Aprende a compartir ficheros, imágenes y gráficos para apoyar tus intervenciones.
  12. Elige un buen fondo. Que sea lo más profesional -o neutro, por lo menos- posible. Ni hablar de fondos virtuales con playas del Caribe.
  13. El plano perfecto. No cortes tu cabeza. Ni por arriba ni por por los lados. No te coloques muy lejos de la cámara. La pantalla debería encuadrar tu cabeza la parte superior del tronco. Si se ve el pecho, ya estás demasiado lejos.
  14. Ilumina bien tu rostro. No te pongas en un rincón oscuro o a contraluz. Si tu rostro es de facciones muy suaves puedes maquillarte discretamente para resaltar tus ojos (también si eres chico). Evita brillos secándote con un pañuelo o con polvos matizadores.
    Brocha para maquillaje

    Usa una brocha para evitar brillos con polvos matizadores.

  15. Vístete para la cámara y para tus compañeros de reunión. Aunque estés en casa estás trabajando: por lo tanto procura dar la imagen más profesional y adecuada a tu sector. Utiliza colores que te favorezcan y que te permitan destacar.
  16. No comas ni bebas (agua, se admite). No es momento de la merienda. Es una reunión de trabajo. Y aquí no se puede compartir ni se puede invitar.
  17. Controla tus gestos. Se ven mucho más en presencial. No olvides que los demás te ven en primer plano. Y, sobre todo, no te toques, rasques, juegues con tu pelo. Hay una falsa sensación de estar en casa y solo que nos puede traicionar. Tener una presencia y buena imagen en las videoconferencias depende en gran medida de tus gestos.

Cuando te acostumbras a esta tecnología y al nuevo escenario, incorporas nuevas rutinas a tu comunicación profesional. Y este es un buen momento para ganar visibilidad y autoridad en las reuniones. 

Lo cierto es que las reuniones virtuales pueden ser mucho más productivas que las presenciales pues se eliminan muchas distracciones y los diálogos particulares.

Si eres mujer y quieres ganar más visibilidad y autoridad en todo tipo de situaciones profesionales te interesa este training gratuito de habilidades de comunicación.