Preparar una buena ponencia

¿Sabes preparar una buena ponencia? Se acerca el final del curso académico y muchos estudiantes deben presentar los trabajos de fin de curso, en Cataluña, el tan temido TR. Esta exposición marca el final del Bachillerato, pero también hay exposiciones orales en otros cursos y al final de un grado o máster.  Por muchas razones, no se trata, de una exposición cualquiera.

Debes tomártelo como una oportunidad para exponer un proyecto en el que tú eres el experto. Nadie sabrá más que tú, así que no tengas inseguridad a la hora de presentarlo. Aquí tienes algunos consejos para realizar una buena defensa de tu trabajo.

Antes de la presentación:

  • Piensa por qué quieres hablar de este tema, qué te ha movido a elegirlo.
  • Selecciona las ideas clave. Tienes que ser capaz de resumir en tres frases tu presentación.
  • Prepara la estructura del discurso: Un inicio que atrape, un cuerpo que destaque lo más relevante y un final para dejar buen sabor de boca.
  • Elige el mejor soporte para plasmar la presentación.
  • Planifica el lenguaje no verbal: Cómo te vestirás, qué espacio del escenario ocuparás, la posición de las manos, la postura corporal, cómo transmitirás con tu cara…
  • Ensaya cuantas más veces mejor.
  • Llega con tiempo, comprueba que todos los aparatos que usarás funcionan y lleva la presentación en diferentes formatos por si alguno de ellos falla.

Durante la presentación:

  • No uses tecnicismos, extranjerismos o muletillas, restarán fuerza y ​​credibilidad a tu mensaje.
  • Ayúdate de un mapa mental para recordar las ideas principales.
  • No lleves hojas para leer tu discurso. Como mucho, unas tarjetas con las ideas clave.
  • Recuerda cómo quieres que te perciban a través del lenguaje no verbal y sigue las pautas que habías planificado.
  • Busca la mirada de los miembros del tribunal y del público. De esta manera sentirán que valoras su opinión.

Después de la presentación:

  • Cuando el tribunal te haga las preguntas no te lo tomes como un ataque. Anótalas para no olvidarlas.
  • ¡Cuidado con el lenguaje no verbal! Muéstrate despierto, con ganas de responder a las observaciones que te hagan y con seguridad.
  • Agradece las valoraciones del tribunal.

Ahora que ya sabes cómo enfrentarte a este reto, ¡Ponlo en práctica y tu presentación será excelente!

Si necesitas ayuda para preparar tu exposición, no dudes en contactar con nosotros para ofrecerte nuestro servicio de preparación de ponencias.