La Programación Neurolingüística (PNL), una técnica para motivar

Muchos  recordaréis el vídeo motivacional que Guardiola hizo visionar a los jugadores del Barça. Justo antes de jugar la final de la Champions en Roma, el año 2009 contra el Manchester United, el entrenador reunió a la plantilla para animarlos. Se proyectó la película “Gladiator” combinada con acciones en el césped con los jugadores. La técnica motivacional dio su fruto y los barcelonistas ganaron la partida a los ingleses.

Éste es sólo un ejemplo de cómo la PNL nos puede ayudar en nuestro día a día. Como hemos visto anteriormente, se trata de una técnica que consiste en tomar modelos que consideramos interesantes, identificar qué es lo que hacen bien y copiarlo para mejorar nuestras capacidades.

Si nos fijamos en el sentido etimológico de la palabra,  programar quiere decir estructurar los contenidos, neuro se refiere a aquello que percibimos a través de los cinco sentidos y lingüística significa la culminación de este proceso de percepción que se puede transformar en palabras.

El término empezó a utilizarse hacia mediados de los años 70. El informático Richard Bandler y el lingüista John Grinder estudiaron por qué Fritz Perls y Virginia Satir, dos psicoterapeutas americanos, eran exitosos en su profesión. Los investigadores reconocieron patrones comunicativos que se repetían en sus apariciones. A partir de esta identificación, los modelos de éxito se pudieron difundir para que la gente pudiera mejorar sus competencias.

Los sentidos son fundamentales para percibir aquello que nos rodea. Además, nos permiten guardar y exteriorizar todo aquello que nos interesa. Pero debemos saber que cada individuo tiende a utilizar un sentido diferente de forma predominante. Es decir, una persona puede sentirse más cómoda a través de la vista, otra puede ser más auditiva la última más cinestésica, y que predominen en ella sentidos como el gusto, el tacto o el olfato. Es interesante identificar con qué sentido tenemos más capacidad para captar la realidad.

¿En qué ámbitos se aplica la PNL?

La PNL se utiliza en campos muy diversos. En psicología y sus terapias; en los negocios para comunicar y liderar; en la educación para mejorar la pedagogía con los alumnos y que éstos se sientan motivados; en el deporte para movilizar a los jugadores o incluso en el día a día de las relaciones personales.