Qué hacer cuando otra persona se atribuye tus ideas

¿Te ha pasado alguna vez que despues de estar trabajando con toda tu alma en un proyecto, lo entregas a tu jefe y el (o ella) llega a la reunión y lo explica como si fuera obra suya, ni te menciona y acepta todos los elogios?

¿Has escuchado a un compañero presumir de una gran idea en un una reunion y resulta que es una idea tuya que le habias comentado en privado? Esto es pirateo de ideas y tenemos que encontrar la forma de defendernos.

No lo dejes pasar

Cuando esto pasa nos sentimos estafados y es humillante ver como alguien que normalmente no tiene ni los conocimientos ni ha trabajado como nosotros se lleva el reconocimiento y admiración de los demás. Nos quedamos pasmados pensando como pueden tener la cara tan dura y ser tan oportunistas. A veces no sabemos como reaccionar y tenemos que elegir entre tragar bilis o sacar la espada y pelearnos públicamente con el o la pirata de turno.

 

No lo dejes pasar porque cada vez que alguien presume de un mérito tuyo, no solo te está robando sino que se está dando visibilidad, poniendo medallas mientras tu quedas en la sombra y pierdes posibilidades de promoción.

Este tema afecta especialmente a las mujeres, porque arrastramos todavía una educación que favorece la discreción y castiga la ambición. Nos han acostumbrado a trabajar para los demás. Pero bueno, seguro que esto nos ha pasado a todos. Y gente aprovechada hay tanto hombres como mujeres.

Cómo proteger tu copyright

Lo veremos en antes, durante y después

ANTES

Es mejor prevenir que curar. Por lo tanto, tienes que tener cuidado.

  • Tienes una idea, has descubierto algo. Si no es necesario, no lo compartas hasta que estés en condiciones de sacar provecho de ello. Por ejemplo: no adelantes los resultados de tu investigación hasta que puedas presentarlo en público ante tus clientes o superiores.
  • Documenta tu trabajo, deja por escrito tus opiniones y tus propuestas para poder demostrar que lo habías trabajado tú antes. A veces, un simple correo electrónico explicándolo a alguien de confianza es suficiente.
  • Si compartes algo, mejor en grupo, así tienes testigos de quien fue el primero en hablar del tema.

DURANTE

Y cuando ya haya sucedido, tendrás que reaccionar.

  • Cuando te des cuenta de que están utilizando tus ideas no te enfades. Respira. Cálmate y peinsa si ahora es el momento oportuno para dejar en evidencia a alguien o desafiar a un compañero. Si pierdes el control, pierdes credibilidad. Si crees que puedes aclarar la situación más tarde, deja pasar un tiempo y cálmate. Prepara la conversación que vas a tener con esta persona.
  • Si quieres dejar las cosas claras allí mismo, tienes varias opciones
  • Si dejas pasar mucho tiempo, tu protesta no tendrá ningún valor porque tus compañeros ya ni se acordaran del tema o el pirata ya habrá conseguido el reconocimiento que se proponía.
  • Pon en evidencia a este pirata. Puedes decirlo directamente “Estás utilizando mis ideas para quedar bien ante el comité.” O de manera irónica “Me alegra que lo que yo propuse ayer te gustara tanto que ahora lo defiendes aquí. “
  • Puedes hacer preguntas a la persona para poner en evidencia públicamente que no conoce los detalles del proyecto y que tú dominas mucho mejor el tema.

DESPUÉS

Y lo que no quieres para ti, no se lo hagas a los demás. Predica con el ejemplo y ayuda a reconocer el trabajo de otros. Puedes mencionar a lo largo de la reunión a las personas que han trabajado en el proyecto, o poner los créditos al final de la presentación o del documento impreso. Es lo más justo y lo más motivador para todos. Así también potenciamos el trabajo en equipo.

Hay que admitir que con la cantidad de información que manejamos diariamente y la variedad de fuentes, a veces es difícil saber de dónde sacamos las ideas. Por ello, a todos nos puede pasar que utilicemos palabras o aportaciones de otros. Si lo hacemos y alguien nos lo reprocha, tenemos que disculparnos e intentar aclarar la autoría en una nueva reunión. A todos nos gusta que se reconozca nuestro trabajo.