SOLUCIONES DE COMUNICACIÓN #2 Cómo hacer un brindis en un evento de empresa

Cómo hacer un brindis en un evento de empresa

 

Cualquier persona que quiera estar a la altura en un evento social tiene que estar preparada para pronunciar un discurso y, por supuesto, también un brindis.

En la empresa, se presentan muchas ocasiones para la celebración y no solo los mandos tienen que hacerlo, sino que el honor puede recaer en cualquier empleado.

Para no pasarlo mal y sin que se recuerde como el peor momento de la velada, aquí tienes unos consejos.

 

¿Qué es un brindis?

Es un breve ritual en el que se bebe a la salud de alguien y suele darse en el marco de una celebración.

Tiene que ser muy breve pues se hace con la copa en la mano mientras los demás invitados están sentados. En el momento de levantar la copa, todo el mundo se levanta para brindar.

Es un discurso positivo, de agradecimiento, para felicitar o para desear lo mejor a los asistentes.Puede tener un toque emotivo y es muy recomendable añadir una dosis de humor.

En el ámbito profesional suele hacerlo una persona de rango superior pero también se puede ceder este protagonismo a otra persona de la organización. Es muy habitual que a los nuevos empleados se les pidan unas palabras para el final de la cena.

 

¿Cómo hacer un brindis?

 

Protocolo

Hablar bien exige claridad mental y buena dicción. El alcohol que tomes durante la cena no será el mejor aliado.

Suele hacerse después de los postres. Hay que esperar a que todo el mundo tenga la copa servida.

Hay que hacerlo de pie y se empieza cuando haya silencio. Con el gesto de levantarse, los invitados sabrán que es la hora del brindis y no hace falta golpear la copa con el cuchillo.

Las copas se sujetan por el tallo y no por la parte del continente.

Todos los comensales harán el gesto de beber, aunque no tomen bebidas alcohólicas y se considera descortés brindar con agua u otro tipo de bebidas de menos categoría.

Mientras se habla, la copa queda a la altura del estómago y no se sacude de un lado para otro con los gestos.

Una vez acabamos de pronunciar el breve discurso levantamos a la altura de los ojos las copas hacia adelante y, después de decir “salud” o alguna palabra como “enhorabuena”, “felices fiestas”, etc., todos los comensales beben de pie. Una vez hecho este sorbo, se pueden sentar.

En los actos formales, no se chocan las copas: son de cristal se podrían romper. Ni hay que hacer contorsionismo entre los invitados para llegar a chocar con los del otro extremo de la mesa.

Es poco elegante decir “chin-chin” y frases del tipo “parriba, pabajo, palcentro y padentro”, a no ser que sea en un encuentro muy informal.

 

¿Qué decir en un brindis?

No es adecuado en una cena de Navidad de empresa, por ejemplo, aprovechar este momento para hacer un resumen de las actividades del año o comentar el resultado económico. El contenido es más emotivo, con anécdotas personales, hablando de experiencias compartidas. Es un buen momento para reconocer el esfuerzo y dedicación de los empleados, promover el sentido de pertenencia y los valores de la marca y animar a seguir trabajando con ilusión.

 

  • Debe ser breve, comprensible y ameno.
  • Tiene que estar preparado y ensayado. Mejor leer un guion que andarse por las ramas o quedarse en blanco.
  • No hace falta decir “seré breve”; hay que serlo. Y solo se puede decir “por último” una vez.
  • Acabar con una frase positiva, de cierre, y evitar el “ya está, esto es lo que os quería decir”.
  • Después de terminar el discurso, hay que hacer una pausa, mirar a todo el mundo, levantar la copa y pronunciar “salud”, “Feliz Año” o “Feliz Navidad” y beber un sorbo. Después de esto se sienta todo el mundo y sigue la fiesta.

 

Una última recomendación: cualquiera puede grabar este brindis y divulgarlo después en la red. Procura no improvisar, no meterte con nadie de la empresa; no es momento para quejas ni críticas.

¡Felices Fiestas!