Liderazgo y bondad

El concepto liderazgo está de moda. Se relaciona con personas triunfadoras, carismáticas e influyentes. En cambio las palabras como responsabilidad, bondad o respeto parecen de segunda categoría y asociadas a personas discretas que están dispuestas a perder suculentas oportunidades en esta sociedad tan competitiva.

Es comprensible que el liderazgo sea un valor en alza en tiempos donde todos andamos desorientados, nos caen los mitos, perdemos las referencias de toda la vida y la incertidumbre nos hace vivir con inseguridad en todos los aspectos de nuestra vida.

Necesitamos líderes competentes, visionarios, carismáticos, en la política, en la empresa y en cualquier ámbito de la sociedad. Pero no querríamos descubrir el vacío que hay detrás de su brillante apariencia. O peor aún, nos decepcionaría saber que el ser humano que sustenta el líder es egoista, corrupto o violento.

Esta semana hemos conmemorado el #25N, el Día Internacional contra la violencia de género. Y el mismo día fallecía Diego Armando Maradona. Un hombre que quería ser líder pero que no pudo dirigir ni su propia vida. Que no entendió que para liderar a los demás, uno tiene que liderarse a si mismo con los valores de responsabilidad, respeto y bondad.

Pero lo peor de alguien que no se autogobierna no es el daño que se causa a si mismo sino el que inflige a los demás. Es un ser que irradia dolor, temor, angustia, humillación.

Sabemos que Maradona maltrató a su exmujer y fue acusasdo de abusos sexuales y pedofília. Sucumbió a los excesos de la droga y del alcohol. Fue un gigante con pies de barro.

No hay liderazgo sin humildad y bondad, sin honestidad y coherencia.

Desenmascaremos el poder de influencia basado en la pura imagen, el narcisismo y la ambición egoista. Alejémonos de las personas que en la familia, en la empresa o en la sociedad gozan de prestigio por su talento o por su dinero pero no por su conducta. Quizás nos gustaría seguir a nuestros ídolos, tener modelos fantásticos a quién seguir pero cada día estoy más convencida de que es cada uno de nosotros el que tiene que asumir esta responsabilidad. Tenemos que buscar este líder interior, encontrar esta conciencia que nos abre los ojos sobre nuestras debilidades y trabajar cada día en la honestidad, el respeto y la bondad.

 

Encuentra la mejor formación prefessional, mira nuestros cursos online.

Vea más contenidos en mi blog, click aquí.