Las habilidades de los knowmad, los trabajadores del futuro

Knowmad, los trabajadores del futuro

¿Te han dicho alguna vez que entre tus habilidades destaca la de ser un hombre orquesta? Si eres una persona que sabe hacer de todo y te han regalado los oídos con esta alabanza, ya puedes empezar a acostumbrarte a un nuevo término. Se trata del concepto «knowmad», un nómada del saber. La idea fue acuñada por John Moravec y hace referencia a una nueva forma de trabajo basada en la innovación, la creatividad y la adaptabilidad.

Antiguamente en la sociedad industrial los trabajadores vivían en un lugar fijo, en cambio, en la sociedad de la información que nos encontramos actualmente, los trabajadores están continuamente cambiando de espacio y de trabajo. Los últimos tienen la habilidad de adaptarse fácilmente a los cambios profesionales, un aspecto que hace que entren en contacto con gente muy diversa. Este diálogo enriquece el trabajador y lo dota de nuevas ideas que no tendría si fuera sedentario y no se relacionara.

La lista de habilidades que caracterizan el trabajador del futuro es infinita.
Cualquier persona puede ser un knowmad, basta proponérselo.

Siempre aporta nuevas ideas creativas. Busca información y la utiliza libremente, sin filtros. Es un ser tecnológico, ya que utiliza las redes sociales para comunicarse. Éstas le permiten crear vínculos con personas y compartir mensajes. De esta manera se forma una red colaborativa de ideas que permite crear nuevos proyectos. Es gracias a este contacto lo que ha permitido crear muchas empresas, por eso se dice que muchas mentes pensando a la vez son más productivas que una.

En definitiva, es una persona que aprende y se adapta fácilmente. Y lo más importante es que no tiene miedo al fracaso, el principal motor para seguir innovando aunque algunos proyectos no hayan dado buen fruto. Por lo tanto, está en constante evolución y atento a las nuevas herramientas de captación de información. Se trata de un autodidacta digital, es decir, que por su cuenta adquiere conocimiento aunque valora muy positivamente el intercambio de opiniones con los que le rodean.

Todas estas características hacen del trabajador una persona muy atractiva para las empresas. El valor de un knowmad también reside en que es capaz de crear una marca personal única e intransferible. Adquiere una identidad que lo diferencia del resto y esta es una característica que en el sector laboral se valora muy positivamente. Quién no practique estas habilidades quedará fuera del mercado de trabajo. Las empresas que no lo incorporen serán menos competitivas respecto a las que tengan ese valor añadido.

La digitalización ha provocado esta nueva manera de trabajar. Según Raquel Roca, autora del libro «Knowmads, los trabajadores del futuro», este tipo de empleados representarán el 45% de la fuerza laboral en 2020.