Emma Watson, un buen ejemplo de oratoria en la ONU

Emma Watson, nombrada embajadora de la ONU, ofreció un discurso sobre la igualdad de género y, aunque lo hizo con voz temblorosa, nos ha parecido un buen ejemplo de oratoria. La joven actriz hace un buen uso de las pausas, utiliza un tono y un registro adecuados, la estructura del discurso es lógica y coherente y consigue implicar a sus interlocutores. Y todo ello, en una situación nada fácil, ya que se trata de un público exigente compuesto por altos cargos europeos. La oradora nos recuerda a Severn Suzuki, la niña de trece años que dejó parados a los embajadores de la ONU en 1992, en su discurso sobre medio ambiente. Os dejamos los enlaces para que vosotros mismos lo podáis valorar.

 

Emma Watson y la igualdad de género.

 

Severn Suzuki y el medio ambiente.