El color que transmite

El color transmite.

El color sirve para transmitir mensajes, emociones y sensaciones en el público que lo observa. Es un elemento esencial para conocer la identidad corporativa de una marca. Nos transmite todo aquello que la empresa quiere ser y cómo quiere ser percibida. Todo ello ya se consigue con sólo un vistazo a su logotipo.

El color es un componente de la comunicación no verbal que, como hemos comentado en numerosas ocasiones, puede pesar tanto o más que las palabras. Así que debemos tenerlo muy en cuenta para transmitir efectivamente aquello que buscamos.

Aparte de la importancia del color del logotipo, la empresa también debe preocuparse por el uso de las tonalidades en diferentes ámbitos. ¿De qué color será el uniforme de los trabajadores? ¿Cuáles serán los colores de la web? Entre otros.

Dependiendo de qué color se utilice, ofrecerá un mensaje u otro. Veamos qué transmite cada uno.

  • Rojo: agresividad, peligro, amor, pasión, fuerza, excitación.

 

 

 

  • Azul: tranquilidad, serenidad, confianza, lealtad, honestidad.

 

 

 

  • Amarillo: calidez, felicidad, luminosidad, positivismo, energía.

 

 

 

  • Naranja: diversión, exotismo, juventud, intensidad.

 

 

 

  • Rosa: feminidad, dulzura, inocencia, sensibilidad, amor.

 

 

 

  • Verde: naturaleza, frescor, salud, tranquilidad, serenidad.

 

 

 

  • Lila: exclusividad, sofisticación, fantasía, espiritualidad

 

 

 

  • Marrón: tierra, naturaleza, neutralidad.

 

 

 

Analiza el logotipo de tu empresa y comprueba si coinciden las emociones de los colores que has utilizado con el objetivo que tenías al principio. Un buen uso del color te abrirá muchas puertas en el mercado.

De la misma forma que con las marcas, los colores que utilizamos en nuestra imagen personal dicen mucho de nosotros mismos. De aquí la importancia de los colores y nuestro lenguaje no verbal. Mira los consejos de nuestra directora, Teresa Baró