Debate a cuatro: la comunicación no verbal de los candidatos

El debate a cuatro celebrado anoche entre los principales candidatos a las elecciones del 26J, el único que veremos en esta campaña electoral, acabó sin un claro ganador. Sin embargo, nos deja muchos elementos a analizar. Entre ellos, hemos querido destacar esta foto que, a nuestro entender, da mucha información de cómo vivieron los candidatos su cita ayer en el Palacio de Congresos de Madrid.

De entrada, la distancia a la que se colocan los representantes políticos unos de otros nos sugiere la existencia de dos bloques: a la izquierda, Mariano Rajoy; a la derecha, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, que están más próximos entre sí. En otras palabras, quien ostenta la presidencia en funciones y quienes aspiran a relevarle en el cargo.

Otro elemento destacado: la posición de las manos. Aquí Mariano Rajoy vuelve a llevarse el protagonismo. Todos los candidatos nos dejan ver sus manos, excepto él; que las cruza detrás. En oratoria, tener las manos visibles es un signo de franqueza y apertura; mientras que esconderlas, puede significar ocultación o inseguridad.

Por otro lado, Sánchez cruza las manos – a modo de protección – mientras que Iglesias y Rivera las dejan “colgando”; esta postura, propicia que los hombros aparezcan caídos y no nos favorece a la hora de hablar en público o posar para una foto.

Por último, la indumentaria es otro de los elementos que los responsables de comunicación nunca dejan al azar. En este caso, si nos fijamos en las corbatas, distinguimos claramente una diferencia entre los dos partidos hegemónicos, que transmiten mayor formalidad  (el color de la corbata alineado también con el color del partido); mientras que las nuevas candidaturas, han prescindido de ella, en una clara intención de transmitir menos formalidad, más frescura y jovialidad; en definitiva, aires nuevos.