El peor discurso…

Vamos a ponerle un poco de humor al post de agosto y vamos a contaros qué hacer en vuestras presentaciones para que os vean como los peores conferenciantes en la faz de la Tierra…

Ante todo, llegad al lugar de vuestra presentación justos de tiempo; vaya, que ya esté todo el mundo sentado y esperándoos con impaciencia. Ideal para que os tachen de impuntuales, irrespetuosos y demás calificativos que dejarán una primera impresión más que cuestionable.

Entrad en la sala con arrogancia; no miréis a vuestro público y ocupad vuestro lugar. Y por supuesto, no pidáis disculpas por haberles hecho esperar. Ya puestos, no os presentéis. Total, han venido a vuestra presentación, deberían saber quiénes sois…

Siempre que sea posible, haced vuestra intervención parapetados detrás de una mesa y no mováis las manos. Esto hará las delicias de vuestra audiencia, que os verá como un “busto parlante”… No retiréis la mirada del papel donde tenéis escrito vuestro discurso, que leeréis palabra por palabra.

Utilizad un tono monótono, exento de inflexiones. Hablad muy rápido  porque tenéis muchas cosas que contar y poco tiempo, así que para qué hacer pausas. El tiempo es oro. Si no os siguen, que le pregunten al de al lado.

¡Ah! Y muy importante, llenad vuestro discurso de tecnicismos y palabrejas para que vean lo eruditos que sois y lo que domináis el tema, aunque vuestro público no entienda nada.

Si habéis leído hasta aquí, ya tenéis una lista amplia de cosas que NUNCA DEBEIS HACER en vuestras presentaciones si queréis que sean un éxito.

Si quieres hacer una buena presentación en público, apúntate a nuestro curso de septiembre: http://www.aulaicompani.com/cursos-y-formaciones/hablar-en-publico-y-presentaciones-de-exito-2/

 

2017-08-24T07:53:46+00:00 24 agosto, 2017|